Post info

Etiquetas:


Comments 0


Author: Darío Luque Martínez


Dejé de tildar mi nombre y me sobrevino una profunda soledad. Había perdido a mi último amigo: mi acento. 

0 comentarios:


Publicar un comentario