Post info

Etiquetas:


Comments 1


Author: Darío Luque Martínez

Era lunes, aunque podría haber sido domingo.
Llovía a cántaros bajo un cielo tapizado.
El cadáver de un perro decoraba el andén
de una estación abandonada, donde sólo
se oía el eco de un adiós lejano.
No estabas, pero aún sentía tu olor
impregnado sobre mis manos,
y tu tacto dudoso sobre un jersey vacío.
“Tren sin parada, rogamos no se acerquen
   al borde del andén”; oigo voces,
 pero no son la tuya.
Y en la lejanía, el susurro de una locomotora
que me seduce sin palabras. Pálidas estrellas.
 No estabas, pero aún quedaba el recuerdo destrozado
de un templo, unas columnas, y un beso del ayer.
No estabas, pero la herida escocía.
No estabas. Jamás estuviste a mi lado.
Y yo seguía vivo, aunque podría haber estado muerto.

1 comentarios:


  1. Muy bonito Darío :)

Publicar un comentario