Post info

Etiquetas:


Comments 1


Author: Darío Luque Martínez

Supe, cuando vi volar aquella última libélula, frágil y perdida, que el verano se acababa. Y, como tormenta que acude sin ser llamada, vino esa idea, ésa que me hizo saber que el verano no se iba solo, que tú te ibas con él.
Y, sin decirlo, supe que tu marcha no era temporal o cíclica; no pensabas volver. Y, sin quererlo, supe que yo me iba también, en dirección opuesta, donde no pudieras encontrarme. Y supe que no te volvería a ver.

1 comentarios:


  1. Me ha gustado el simbolismo :)

Publicar un comentario